logoUNA

sep-gris

RECTORÍA ADJUNTA

Nuestras Redes Sociales : FacebookTwitter
Martes, 17 Mayo 2016 20:52

JURAMENTACIÓN DE AUTORIDADES 2015-2020

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

SESIÓN SOLEMNE DEL CONSEJO UNIVERSITARIO
DE LA UNVERSIDAD NACIONAL.
JURAMENTACIÓN DE AUTORIDADES 2015-2020
PALACIO DE LOS DEPORTES HEREDIA
19 DE JUNIO DEL 2015
PALABRAS DE LA DRA. LUZ EMILIA FLORES DAVIS
VICERRECTORA ACADÉMICA ELECTA

Muy buenos días,
Sr. Presidente de la República Luis Guillermo Solís Rivera
Sra. Primera Dama Mercedes Peñas Domingo
Sra. Rectora Sandra León Coto
Sr. Vicerrector Académico Francisco González Alvarado
Sr. Rector Electo Alberto Salom Echeverría
Sra. Isabel Castro Volio.
Sr. Presidente del Tribunal Electoral Oscar Salas Huertas
Sra. Vicepresidenta del Tribunal Electoral Giannina Seravalli Monge
Sras. y  Sres. del Consejo Universitario de la Universidad Nacional Sras. y Sres. Representantes del Cuerpo Diplomático acreditado en el país
Sr. Jefe de Misión y Oficial de Operaciones del Banco Mundial Luis Gutiérrez Izquierdo
Sras. y Sres. del Gabinete de la Rectoría 
Señores decanos y decanas, vicedecanos y vicedecanos de la Universidad Nacional
Sras. y Sres. Integrantes de la FEUNA.
Sras. y Sres. del Gobierno de la República que nos acompañan.
Sra. Exrectora y Ministra de Educación Sonia Marta Mora Escalante
Señor Exrector Jorge Mora Alfaro
Señores rectores de las universidades públicas
Señores fundadores de la Universidad Nacional
Sr. Eduardo Sibaja  y Sr. Guillermo Arguedas de la Oficina de Planificación de la Educación Superior OPES-CONARE
Autoridades políticas y educativas de la provincia de Heredia
Estimadas y estimados jubilados
Querida familia, amigas y amigos que me acompañan
Académicas, académicos, personal administrativo y estudiantes de la Universidad Nacional
Sean todos y todas cordialmente bienvenidos y bienvenidas.

Como comunidad de la Universidad Nacional, las personas que realizamos labores académicas, administrativas, así como las y los estudiantes, emprendemos de manera participativa a partir de hoy un nuevo reto: contribuir en la construcción de una cultura de paz y de complejidad, con sentido democrático, que conlleve nuevas condiciones de convivencia, más solidarias, responsables, entrelazadas y creativas.

Desde esta perspectiva quienes asumimos con entusiasmo un nuevo período de gestión institucional, 2015 - 2020, promoveremos el desarrollo de una mayor conciencia socioecológica, y revitalizaremos lo que consideramos tarea fundamental de la educación superior: educar para la transformación social. Transformación de las maneras como nos relacionamos entre los seres humanos, y entre nosotras y nosotros con la naturaleza, para pasar de la violencia a la comprensión; de la destrucción al cuidado solidario; del individualismo a la equidad.

De esta manera retomamos el principio fundacional de la Universidad Nacional: servir a los sectores menos favorecidos de la sociedad, desde una educación humanista, para contribuir a la superación de un modelo de desarrollo que niega la dignidad a enorme cantidad de personas.

Aunado a ello, y como parte de la dinámica propia de un ente vivo como lo es la UNA, nos comprometemos con una nueva y urgente responsabilidad institucional: educar para el arte de vivir en armonía con la naturaleza, para generar una cultura de respeto a la vida, que restablezca el equilibrio necesario para la sustentabilidad del Planeta.

El concepto de equidad adquiere entonces un nuevo significado para impulsar el accionar de la UNA desde la perspectiva de la convivencia. Entendemos que los problemas de pobreza, marginación y sufrimiento de nuestros semejantes, y la situación apremiante de la Tierra, nos concierne a todas y a todos, y constituye una responsabilidad vital para las universitarias y los universitarios que tenemos el afán de la generación de conocimiento articulado, dinámico y creativo, que funde a partir del diálogo permanente, una nueva religación de la vida.

Ofrecemos trabajar de manera colaborativa con el Gobierno de la República, con las distintas instituciones y organizaciones públicas y privadas, con los diversos sectores, y fundamentalmente con las comunidades, para superar las visiones fragmentarias aún imperantes, y construir colectivamente un camino de equidad y convivencia solidaria.

Como Universidad Pública tenemos claridad de la obligación social de contribuir con el desarrollo nacional y ponemos al servicio del país, la capacidad educativa, artística, cultural, científica y técnica, de excelencia, que caracteriza a la UNA.

El desarrollo de la educación, de la ciencia, del arte, de la cultura, de la tecnología, que se genera en la UNA, tiene el propósito de abrir oportunidades para alcanzar mejores condiciones de vida de las mayorías.  La UNA es, ha sido y seguirá siendo la Universidad Necesaria, la universidad de la acción-esperanza como principio de realidad, de esperanza crítica capaz de imaginar nuevas alternativas, donde el interminable potencial de la existencia, supere las barreras que limitan el desarrollo de la innovación y de los sueños. La UNA es una institución portadora de sentido para el pueblo de Costa Rica.

Como lo expresó nuestro primer rector el presbítero Benjamín Núñez, “La Universidad Necesaria significa una esperanza real que iluminará para los pueblos impacientes los senderos efectivos, que ellos mismos emprenderán para su promoción cultural, económica, política y social.”

La comunidad universitaria acogió con entusiasmo la propuesta programática de orientar nuestro quehacer con fundamento en dos pilares: la generación de conocimiento y formación de profesionales, así como el diálogo y enriquecimiento recíproco universidad sociedad.

Con esta inspiración vamos a impulsar nuevas maneras de interactuar con la sociedad, desde la docencia, la investigación, la extensión y la producción. La relación universidad sociedad es un compromiso de todo el quehacer universitario.

Históricamente se ha entendido que esa relación universidad sociedad corresponde exclusivamente al ámbito de la extensión universitaria, no obstante está contenida en la investigación con pertinencia social, en la producción artística comprometida con la sociedad y en la docencia universitaria que trasciende el componente teórico y promueve la praxis transformadora.

Ese diálogo universidad sociedad será entonces el nodo que permita una visión integrada e integradora del quehacer académico. Será el sentido mismo de la Universidad Nacional en este nuevo quinquenio.

Por lo tanto, vamos a fortalecer el desarrollo autónomo y articulado de las sedes regionales y a generar la desconcentración académica y administrativa, para responder de manera creativa, a las demandas y necesidades de las diversas regiones y localidades del país desde una misma Universidad con siete campus: el Campus Sarapiquí, el Campus Pérez Zeledón, el Campus Coto, el Campus Liberia, el Campus Nicoya, el Campus Benjamín Núñez y el Campus Omar Dengo.

La integración de las áreas académicas, y el abordaje multi, inter y transdisciplinario nos permitirán la generación de redes a nivel institucional, nacional e internacional, para el abordaje holístico de las realidades, desde comunidades epistémicas y comunidades aprendientes.

Propiciaremos un cambio profundo en las relaciones pedagógicas en la UNA para pasar de los modelos de enseñanza, entendida como transmisión de informaciones, a priorizar los aprendizajes y por lo tanto la construcción social del conocimiento, lo cual implica reconocer el papel protagonista de los estudiantes y de las estudiantes.

La actividad de la UNA está sustentada en la sensibilidad por los derechos humanos, por lo que nos interesa de manera particular el acceso, permanencia y formación integral, curricular y co curricular, con excelencia, de personas de sectores socialmente vulnerables por condición socioeconómica, étnica, de discapacidad o personas adultas mayores, para promover así una verdadera inclusión educativa.

De igual manera creemos en la necesidad de trabajar por la eliminación de toda forma de discriminación y de violencia, así como de favorecer el mejoramiento de la calidad de vida personal, familiar y laboral.

Cito a Marcela Lagarde quien expresa
“La calidad de humanas es, para las mujeres, la posibilidad de ser libres aquí y ahora, y compartir el mundo con hombres humanizados. Hacerlo, depende de los deseos y las voluntades de cada vez más mujeres y más hombres que consideren (…) la igual valía de las personas e incluyan la convicción de construir un paradigma alternativo.”    

Nos sabemos aprendientes, capaces de generar alternativas, toda la comunidad universitaria, por lo cual desde la función académica, administrativa o estudiantil, estaremos durante los próximos cinco años, en constante proceso reflexivo, de autoanálisis y de innovación creativa, para mejorar nuestro quehacer, y dar cuenta a la sociedad de la inversión y expectativa que pone en nuestras manos.

Para finalizar quiero expresar un sincero y cariñoso agradecimiento en especial a mi esposo Guillermo, a mis hijos Guillermo Arturo y Valeria, al Dr. Alberto Salom, a su esposa Isabel Castro y a sus hijos, a cada una de las personas que con ilusión han puesto su confianza en nosotros y en el programa presentado, y a quienes se comprometen siempre con la UNA,  pues solamente podremos generar los cambios que requerimos para responder de mejor manera a la sociedad, con la participación entusiasta de toda la comunidad universitaria.          

Muchas gracias.


Visto 127 veces
Inicio blogs JURAMENTACIÓN DE AUTORIDADES 2015-2020