logoUNA

sep-gris

RECTORÍA ADJUNTA

Nuestras Redes Sociales : FacebookTwitter
Martes, 17 Mayo 2016 21:08

ENTREGA DEL NUEVO ESTATUTO ORGANICO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

PARQUE CENTRAL DE HEREDIA
17 AGOSTO DE 2015
Dra. Luz Emilia Flores Davis
Rectora Adjunta
 Universidad Nacional

Hoy es un día de gran alegría para la Universidad Nacional, es un renacer institucional a la luz de un nuevo estatuto, hace 42 años este mismo hermoso parque de Heredia vio nacer la Universidad Nacional, fue un momento de gran expectativa al transformarse la Escuela Normal de Costa Rica y la Escuela Normal Superior en una universidad, se amplió entonces la mirada y el horizonte precisamente en Heredia, cuna de la educación costarricense, la perspectiva visionaria de Don Lalo Gámez, del presbítero Benjamín Nuñez, de Don Francisco Morales, de Don Arnoldo Mora y de muchos hombres y muchas mujeres comprometidas con el cambio social y con fe en la educación superior, abrió las puertas para la creación de una nueva universidad que además diera respuesta al aumento de la demanda estudiantil por educación universitaria. Se contó en ese momento también con el importante apoyo de la Municipalidad del Cantón Central de Heredia, particularmente con el comité pro-creación de la Universidad Nacional.

Es así como nace la UNA, comprometida con constituirse en conciencia crítica de la sociedad, de integrar la participación democrática de diversos sectores en favor de los grupos menos favorecidos y con la clara misión de coadyuvar en la solución de los problemas nacionales, nace  además en medio de la ciudad de Heredia literalmente por todo Heredia y con una comunidad  herediana esperanzada en la UNA con viva fe en educación.

La UNA  al ser hoy una de las instituciones más representativas de  la educación superior en Costa Rica, revitaliza la tarea de cumplir día a día con una filosofía que la ha caracterizado desde su creación como universidad necesaria, filosofía que entraña el compromiso institucional de brindar educación de excelencia a todos los sectores que conforman la sociedad costarricense con especial atención a los grupos más necesitados, ese ha sido nuestro sentido desde 1973 cuando se abrieron las puertas de esta nuestra querida institución.

La Universidad que nació como necesaria ha sido capaz de discernir que alcanzar sus objetivos exige un ejercicio de continua reflexión, donde el quehacer sustantivo no es estático, por el contrario, es dinámico y demandante, circunstancias que obligan a replantear una y otra vez, como cumplir con la misión que la sociedad costarricense nos encomienda. Consecuentemente, estos más de 40 años de existencia han servido para que transitáramos por momentos históricos, con la participación de importantes liderazgos que han consolidado la transcendencia de la UNA para generar el desarrollo nacional, rompiendo una y otra vez paradigmas de pensamientos predominantes, y es que como costarricenses y miembros de la UNA debemos responder continuamente a las demandas y necesidades de nuestro entorno, lo que implica la formación integral de profesionales, así como la generación y socialización de conocimientos elementos que deben servir al interés de generar la transformación de la sociedad hacia planos superiores.

Con el estatuto orgánico que hoy inauguramos se materializa la idea fundamental de nuestro primer rector cuando decía que “la Universidad Nacional es un ente vivo está enclavada en la historia como respuesta a las necesidades del desarrollo de un pueblo y se va haciendo con la historia de ese pueblo”, no me queda la menor duda que uno de los grandes logros de nuestra historia como institución se ha fundamentado en la construcción de un proyecto de educación superior que ha estado vinculado al ejercicio democrático pleno, donde los diferentes actores que conforman la comunidad universitaria cuentan con espacios mediante los cuales pueden desempeñar papeles protagónicos en la toma de decisiones estratégicas de nuestra alma mater.

Es fundamental para una institución de nivel superior comprender que su quehacer académico lo integran la docencia, la investigación, la extensión y la producción; pilares sobre los que se sostiene este proyecto educativo y que requieren articularse cada vez más entre sí para atender la complejidad que conlleva la cambiante realidad.
Durante estos 42 años la UNA ha crecido, ha madurado y presenta hoy a la comunidad nacional su nuevo Estatuto el cual es producto de un proceso abierto a la participación y recoge el desarrollo institucional.

Actualmente la UNA ofrece a la comunidad nacional e internacional, 237 carreras de grado y 68 carreras de posgrado.Tenemos 19.192 estudiantes y 631 proyectos en los cuales se genera conocimiento, se trabaja con comunidades y se aportan alternativas innovadoras para mejorar la calidad de vida de las personas y la sustentabilidad del planeta.

A partir de hoy con la entrada en vigencia de un nuevo Estatuto Orgánico se revitaliza la UNA,  para seguir repensándose con autonomía, con procesos de permanente autoevaluación y acreditación que conllevan a su renovación y mejoramiento continuo.

Con este Estatuto se busca cimentar un proyecto fundamentado en el humanismo, la transparencia, la inclusión, la probidad, la responsabilidad ambiental y el conocimiento transformador; los valores que se priorizan corresponden a la excelencia, al compromiso social, la participación democrática, la equidad y el respeto; se establece también que los fines que sustentan el quehacer universitario son el diálogo de saberes, la interdisciplinaridad, la regionalización, la desconcentración, la identidad y compromiso, la formación integral y el pensamiento crítico.

El nuevo Estatuto Orgánico busca mayores niveles de articulación al interior de la UNA y de ella con su entorno, mayor desconcentración en el ejercicio de la gestión universitaria, un gobierno abierto con permanente rendición de cuentas, se consolida el Consejo Universitario con la participación de representantes de las Sedes Regionales, lo que también simboliza un ejercicio más inclusivo en la toma de decisiones a nivel institucional y un fortalecimiento del ejercicio democrático de nuestra Universidad al integrar en asambleas y en los padrones electorales a todas aquellas personas interinas de nuestra comunidad universitaria con al menos 5 años de nombramiento continuo a tiempo completo.

Con la entrada en vigencia del nuevo Estatuto Orgánico estamos finalizando con satisfacción un proceso constructivo, el cual refleja el arduo trabajo de las autoridades que nos precedieron y de gran cantidad de universitarias y universitarios siempre comprometidos con la transformación institucional. Se evidencia también los deseos de esta institución para seguir cumpliendo su misión histórica al servicio de la comunidad costarricense y mundial, se abren entonces nuevos retos que requieren la participación entusiasta de toda la comunidad universitaria y una mayor vinculación con la sociedad.

Visto 185 veces
Más en esta categoría: « IMPULSANDO EL DESARROLLO
Inicio blogs ENTREGA DEL NUEVO ESTATUTO ORGANICO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL